Avisar de contenido inadecuado

AMOR MATERMO

{
}

 

36.jpg picture by LINDAGRACE1723

L'image    

AMOR MATERNO

       

 

Después de cero hora. Y la dama recordabaEl hijo de quien fuera venturosa esclava.En el barrio, era el silencio a dominar en las calles...Cuántas horas de la noche? Un tanto, además de las dos...Y la señora viuda, acostada en el lechoAcordaba el hijo amado, el joven bello y fuerte,Que el corazón de madre hube supuesto perfecto,Cuya fuga de casa,Fuera en el padre amigo el motivo de la muerte.Veinte años de ausencia!... y ella reflejabaEn todo aquel tiempo de agonía.El hijo que hube creado, a besos de ternura,De quien no descansaba en la busca,A quién nunca hube llevado el mínimo disgusto,Y a quien ella y marido habían dato todo,Dinero, ostentación, brillo y facilidades,Recogiendo adivinarle todas las ganas,Hube rechazado el trabajo y hube renegado el estudio...Por fin, todo inclinado a la cocaína, Desertó porque el padre tan solamente lo ingresaraEn un colegio distinguido en que se le evitaraLa droga deprimente...Insone, tranquila y activa,La memoria se le aviva,E inaccesible a calmantes,Rememora la tragedia de años antes.El chico nunca más hube vuelto al hogar.Triturada por extremo desconforto,Inmediatamente después de, ella vuelca el compañero muertoDe añoranzas y pesar.Se hube cambiado de barrio y residencia,Pero nada le hube alterado las luchas de la existencia.Veinte años de llanto y de aflicciónHabían hecho de ella Pobre madre transformada en centinelaDe la casa noble y harta, a la espera del muchacho,Que le hube arrasado la vida, la seguridad y la paz,Y que ella amaba aún...Pero mientras pensaba, oye ruido leve.Escuchó, escuchó... Alguien de paso cortoEstaba en cuarto prójimoCiertamente en la práctica del hurto.Al choque, ella llamó, en altos brados,La colaboración de los empleados,Pero el asaltante se aproxima,A valerse de la sombra en todo el espacio angosto;Era un hombre robusto a caerle por encima,Clavándole un puñal en el viejo pecho.Se yergue uno de los vigilas,Viene a las prisas, De lejos, conecta la luz...He ahí que el cuarto se hizo de todo iluminadoY el salteador no huye,Siéntese preso a la mano que se le extiende,Contempla la víctima que lo cinta,En un transporte de amor con ternura infinita...Reconoce el semblante maternalY a deshacerse en llanto,Se arrodilla y grita: - "Madre querida,Por qué llegué la tanto,La tanto crimen y la tanto apenas,A punto de acabar con su propia vida?..."La dama retiró la lámina clavada- Doloroso empecilho- La sangre goteó de la herida formada,Y, enseguida, exclamó: - "Ah! Mi hijo, mi hijo!...Que añoranzas de ti, cuanta añoranza,El tiempo parecía la eternidad!..."Sin embargo, lo vigila invadió el aposento,Vendo un hombre llorando y la dama en sufrimiento,Quiso gritar reaccionar, austero y humano,Pero la señora dice: - "Oiga, Germano,Mi hijo regresó, venga lo conoces...En la precipitación de mi antiguo celo,Me herí por engaño...Me Caí sobre el puñal que yo traía en el seno,Sin embargo, estoy feliz... Mire!... Mi hijo vino...Déle las llaves de la casa,Todo lo que tengo es de él, mi propia vida..."Y conservando la mano sobre la parte herida,Rogó al servidor: - "Llame el médico amigo,Transmita a él todo lo que le digoY explique este accidente...Mi filhinho llegó tan de prontoPara hacerme esta sorpresa,Que me caí en el puñal en que yo manteníaO suponía mantener mi propia defensa...Estoy feliz, Germano, pero ahora..."El servidor gritó: - "Ah! No muera, señora!..."Sin embargo, más débil y más cansada,La dama aún habló, muy pálida y triste:- "Germano, ayude ahora a mi muchachoComprendo que estoy llegando al fin,Sé a él fiel, Dé a él el respeto, la estima y la bondadQue usted siempre dio a mí..."El hijo se arrodilló, en llanto comovente,Y clamaba, a lo la besas, ansiosamente,- "Madre, me perdona y vive, madre querida!..."Entremostrando el anhelo de hablar,Ella, sin embargo, le dio la última mirada,Se dio, de todo, a eso, se hizo fuerteY descansó, por fin, diciendo, a lo entregarse a las muerte:- " Loado sea Dios!... Dios te bendiga, mi hijo!..."     Maria Dolores   Fuente: libro - "Corazón y Vida"

Francisco Cândido Xavier

{
}
{
}

Deja tu comentario AMOR MATERMO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.